¿PUEDO CONTARTE ALGO SOLO A TI?

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 3.50 (3 Votes)

secretos ¿Sabes utilizar esta técnica y para qué sirve? ¿Quieres llamar la atención? Sigue leyendo este interesante artículo para aprender a "revelar" secretos.

 

Allá por los 80 del pasado siglo, surgió una agrupación musical que a día de hoy perdura con gran éxito. Se hacen llamar Los Secretos, y desde su comienzo han seducido a jóvenes y no tan jóvenes. El nombre elegido para el grupo fue acertado por muchos aspectos, pero fijaos cómo un simple título ya sugiere pertenencia a una comunidad en donde las confidencias y aspectos personales serán revelados a través de letras y melodías. El secreto de por sí, seduce.

topsecretEsta que vamos a tratar, es una técnica manipulativa muy válida. Para resaltar algo, para darle mayor impacto, para captar el máximo nivel atencional de los oyentes, sugerimos un secreto. Es decir, ralentizamos el enunciado concreto y bajamos el volumen (no la intensidad). Lo que se percibe es que somos partícipes de algo especial y que es preciso prestar mayor ímpetu atencional a lo que nos cuentan. El secreto es inmensamente seductor; no sé si debería de comentaros esto, pero simplemente con estas palabras que acabas de leer, he fijado tu atención en el resto del texto. Y es que, ser partícipes de algo exclusivo, prohibido al resto, con todo el morbo y la excepcionalidad que conlleva la situación, contribuye a que el receptor preste un mayor esfuerzo e interés por no perder detalle del input sensorial. El secreto puede ser expreso, explicando su excepcionalidad, o tácito si lo que modificamos son gestos de acercamiento al oído, disminución del volumen (que no del alcance) en la voz, velocidad más pausada, etc. A nivel cinestésico (gestos y posturas), se pueden ejecutar movimientos que hacen interactuar la mano con la boca, como llevarse el dedo índice tapando los labios, o con el anverso de la mano para crear una especie de cono sonoro, o el índice señalando al cielo como si lo que vamos a confiar al interlocutor es algo casi divino. Podremos antes mirar a un lado y a otro para asegurarnos que tan solo esas doscientas personas que nos acompañan escucharán el secreto, o resoplar como dándonos por vencidos en una lucha interna por contarlo o no. Caminaremos más despacio, apoyando los pies con sumo cuidado para no despertar al que no queremos revelar nuestro  oculto mensaje. Y es que toda esta teatralidad suma en la eficacia de la técnica. Una vez mencionadas estas técnicas hay que combinarlas para obtener el objetivo: un secreto a continuación de una pausa tendrá mayor impacto que si la técnica se emplea aisladamente.

Escrito por @coachlillo